Domingo, 28 de junio de 2015
Publicado por Verstappen @ 13:01  | Chapuzas S&B
Comentarios (2)  | Enviar

Saludos, hermanos de mano grande!!

Tras una ausencia que se ha alargado más de lo que quisiera, regresamos a esta nuestra casa trayendo un cacharrín de los que nos gustan, uno de los pequeños pero igualmente susceptibles de caer en mis manazas. Reconozco que tras el paso al 1:24 he descuidado un poco la casa y las novedades en esta ventana al chapucerismo mas sanote y desvergonzado del Atlántico se dilatan demasiado en el tiempo. Pero ya es hora de volver a la senda que ha hecho famoso a este blog (bueno, famoso no es, pero mola, no? Gui?o ) Recientemente he adquirido dos cacharrillos a 1:32 a dos duros (nuestra seña de identidad) si bien no estaban en muy mal estado, pedían una reforma a gritos. Y, como no podía ser de otra manera, me he lanzado a dársela rauda y animosamente. Pero antes, para no perder las buenas costumbres, un poco de historia.

No nos engañemos, la gran mayoría de los españolitos desconocíamos absolutamente la marca Subaru hasta que Carlos Sáinz firmó con ellos para la temporada de rallyes de 1994. Pese a que el Subaru World Rally Team ya había hecho sus apariciones en el Mundial, de la mano del ilustre veterano Vatanen y el entonces imberbe (y ahora tristemente llorado) Colin McRae, con el Subaru Legacy RS desarrollado por Prodrive que octuvo su primera victoria en 1993 (McRae se impuso en Nueva Zelanda), en 1994 la apuesta fue en firme: mantener al prometedor británico y fichar al bicampeón español Carlos Sáinz, que venía de un frustrante paso por Lancia para disputar el mundial con el nuevo Subaru Impreza 555 (nunca supe si el 555 es el identificativo del modelo o si es conocido así por la tabaquera que patrocinó al SWRT desde 1993 a 2004), una máquina en la que la empresa nipona puso todo su esfuerzo para lograr un coche competitivo que rompiese el dominio Toyota. El coche en cuestión, aunque de líneas mas convencionales y menos espectaculares que sus rivales, resultó ser una bestia parda con la que Sáinz disputó el mundial hasta la última carrera, el RAC de Inglaterra en el que perdería el sus opciones (el pobre Carlos no sabía en ese momento que no iba a ser la última vez que le pasase eso...) después de una salida de pista provocada por unos troncos que se le habían caído en medio de la pista a algún simpático británico que pasaba por allí... el momento en cuestión fue este:

Aquí no se hace mención a la cerdada de los troncos...

La relación entre el "Matador" y Prodrive terminaría mal el año siguiente, tras favorecer descaradamente el equipo a un McRae que ganaría su primer mundial mientras los aficionados pensábamos "bah, el año que viene seguro que..." ilusos que éramos.

En cuanto al slot, el Subaru de Sáinz fue reproducido por SCX en su etapa TYCO, en un modelo más bien feo que la reedición de Altaya unos años más tarde no mejoró demasiado. El modelo reproducido, mas o menos era este:

El Impreza de Sáinz en Montecarlo '94

La verdad es que este modelo es bastante poco valorado por los aficionados y coleccionistas, ya sea por no resistir la comparación estética con coches contemporáneos como el Celica o los primeros Lancer, o por pertenecer a la etapa oscura (TYCO) de la marca española, con una calidad y materiales mas bien cutres. Como nota biográfica, tengo que decir que en la navidad de 1995 o 1996 (no me acuerdo bien), sus majestades los Reyes Magos tuvieron a bien obsequiar al pequeño Verstappen con un pack de TYCO en el que venían el Subaru (supuestamente el de 1995, si bien era idéntico al de 1994) junto con un Celica "tramposo" de Kankkunen, que fueron de esa manera los primeros coches de rally nuevos (tenía un Lancia 037 de Exin comprado de segunda mano a un amigo) que tuve.

Ahora ya, sí, vamos al lío. El modelo del que parto no es la reproducción altayera, sino un original de TYCO que compré por unos eurillos a un amigo. La decoración con adhesivos se mantenía en bastante buen estado y sorprendentemente el coche estaba prácticamente nuevo (teniendo en cuenta que mi amigo también lo había comprado de segunda mano). Sin embargo, dada la "feura" del cacharrillo, había que meterle mano! El modelo en cuestión:

Por la nostalgia, lo hubiese dejado así, dado que el que tuve de pequeño era igual. Pero... había que hacerle algo!!

Lo siguiente fue desmontarlo y quitarle los adhesivos (en la foto aún los lleva)

Nótese el aparatoso sistema de luces que chupaba electricidad cual vampiro, añadía peso y restaba prestaciones a estos coches

Antes de continuar, buceé un poco por internet para coger ideas y encontré algunos magníficos trabajos sobre esta misma base, en concreto los de David Peinado (decoslot), que adaptó un par de estos cacharros con excelente resultado. De él tomé la primera idea: abrir con minitaladro, bisturí y mucho cuidado las entradas de aire del cacharro:

Aquí de pueden ver todas las entradas, techo, capot y frontal. Me faltó alguna con la que no me atreví (rejilla frontal y laterales del parachoques... otra vez será!

Una vez "ventilado" el cacharro (aunque me faltó lijar un poco en el frontal para que no se note tanto el paso del minitaladro), le dí una base blanca SPSIL de dos manos, porque tras ver un par de imágenes me convencí: este coche, que hemos visto siempre en azules, mola más de blanco!

Aparte de la bonita estampa que va cogiendo el Subaru, podemos observar a dónde fueron a parar los adhesivos... el orden del Taller Verstappen! XD

Una vez hecho esto, pasé a pintar los detalles: intermitentes, cierres del capot, manillas de las puertas... para los traseros me fijé en una foto del 555 y se los pinté igual. El único problema es que el acrílico (del chino, como no) que utilicé era algo espeso y dejó una textura muy abultada... esto es S&B para manazas, amigos!!

Ya iba cogiendo mejor aspecto, pero faltaba algo... eso sí, la trasera quedó molona!

Una vez hecho esto, barnicé para proteger los colores, pero le seguí dando vueltas... todavía se podía mejorar mucho este Subaru! Decidí mantener las llantas doradas características de este modelo, para conservarlas como homenaje, dado que para mí, esas llantas eran lo más de pequeño! Pinté los escapes con un edding plateado y me metí con la bandeja de pilotos:

La bandeja después de los retoques

El trabajo en la bandeja llevó un ratito, pero no demasiado, jejeje. La rueda de repuesto es una Openslot cortada con el minitaladro a la mitad (con neumático y todo, este coche no es para correr, así que el peso da igual). Los pilotos son los de un Megane de Hornby (me gustó el color naranja del mono) con cabezas igualmente de Openslot. Los cintos de seguridad se los hice con cinta adhesiva amarilla, y los detalles de freno de mano, salpicadero, palanca de cambios, etc son con edding plateado. Como siempre tengo que meter alguna gamba de las mías, me olvidé de repasar el blanco del bloc de notas del piloto (que se había descascarillado con tanto trajín, y así se quedó, pero bueno, tiene que tener "el toque"... como en otros modelos, las barras antivuelco son mi asignatura pendiente, ya vendrán... pero no me digan que no cambió con respecto a la anterior!

Una vez modificada la bandeja, dí el segundo barnizado (SPSIL en spray) y monté todo para ver cómo iba quedando...

Ya estaba bastante molón, pero... todavía se podían añadir un par de detalles!

Aunque el resultado me estaba gustando bastante, aún podía hacerse algo para dejarlo aún más molón. Tras mucho pensar, decidí que una antena y unos faros cuneteros terminarían de dejarlo bien transformado, así que me puse a pensar en cómo hacérselos, ya que mi cajón de desguaces no es de momento muy amplio (y mira que he dejado coches para el arrastre!). La antena la resolví de una manera que hará las delicias del sector duro de los seguidores de este blog: Utilicé como base la palanca de cambios de la maqueta de un mini de Airfix, la cual lijé hasta dejarla como un disco plano (tenía pensado no "comérmela" tanto y hacerle un soporte a la antena un poco más ancho, pero me dejé llevar con el minitaladro...) al cual le hice un agujero y le inserté... un pelo de escobillón!

La base de palanca de cambios y el pelo escobillonero, antes de la limada final y el pintado

Después, lijé la parte de abajo (decidí no agujerear el techo) para que quedase una superficie lisa que pudiese pegar tranquilamente en el lugar elegido y lo pinté todo, antes de pegarlo en su sitio.

La antena, pegada y pintada tras recortarle un buen trocito... no es una antena de radioaficionado!

Resuelto el tema de la antena, pasé a buscarle unos faros cuneteros para que el frontal luciese más agresivo. Tras rebuscar un poco, encontré una solución simpática y muy en la línea de esta casa: aprovechar los faros delanteros de la maqueta (destruida) de un Triumph Herald que tengo en desguace. Limé la parte sobresaliente de los faros, los pinté y barnicé por separado antes de pegarlos al coche. Ahí las prisas me pudieron y la precipitación al barnizar antes de que secasen bien hizo que tengan una textura algo granulada, pero bueno...

De uno de estos saqué los faros cuneteros...

El resultado quedó bastante aparente, jejeje... Aquí lo vemos por delante

Y aquí lo vemos por detrás.

Una vez hecho esto, barnicé por última vez, monté, tras tapar el enorme hueco frontal con una cinta negra con textura, a falta de una rejilla en condiciones (que ya aparecerá...) y decidí dejar en paz la parte de chapa y pintura. Quedaba la decoración, la cual aún no había decidido. Últimamente me está apeteciendo recrear decos reales, o al menos basadas en una existente, pero con este modelo en concreto no logré encontrar sino una que me gustase con base blanca, la mencionada reproducida por David Peinado, perteneciente al piloto canario Juan Luís Cruz, que disputó campeonato canario de 1994 con un Impreza de grupo N con una decoración "Repsol" bastante parecida a la que un par de años más tarde llevaría Sáinz en su Ford Escort Cosworth. Pese a que los colores me encantan, por convicción personal evito "promocionar" a la petrolera que se dedicó a agujerear las costas de mi tierra hace tan solo unos meses, así que lamentándolo mucho iba a tener que inventarme otra deco...

Lo cierto es que por motivos laborales ando bastante liado durante este final de junio, así que decidí aprovechar las calcas que tenía en casa, restos de otras decos y calcas genéricas. para improvisar una decoración original para este Subaru. El resultado ha sido este...

Buena, derecha, rassss!!! Muchas risas

Y esto ha sido todo, amigos! Ya ven que en esta casa, nos pegamos un mes y pico sin publicar nada y de repente aparece un artículo hiperextenso como el de hoy! Espero que les haya gustado mi cacharrillo, yo estoy la mar de contento con él! Pronto volveremos con el siguiente protagonista, un viejo conocido de esta casa como es el Ford Escort RS Cosworth con base Hornby, del cual tengo una unidad preparada para comenzar a scratchear. Les dejo con un video del "Matador" llevando su Impreza al límite en los primeros test con él, en el 1994 Montecarlo Tarmac Test:

Grande Carlos, como siempre!

Hasta entonces, cuídenseme y feliz principio de verano!!


Comentarios
Publicado por Dodge_SRT
Lunes, 20 de julio de 2015 | 22:02

Hola compañero. He andado bastante liado y no te he podido responder antes.

Me gusta el trabajo general que has hecho con la base blanca (que son puñeteras) y las calcas curradas, pero la verdad, este modelo de coche no me llama.

Publicado por Verstappen
Jueves, 23 de julio de 2015 | 16:53

La verdad es que a mi tampoco, de ahí lo satisfecho que me he quedado, lograr que un coche que no me gustaba nada me quede aceptablemente bien (y me guste, jejeje)

Gracias por participar!