Viernes, 06 de febrero de 2015
Publicado por Verstappen @ 18:50  | Chapuzas S&B
Comentarios (0)  | Enviar

Saludos, hermanos de mano grande!

Más de uno verá la foto que abre este post y pensará "otro Porsche 997 de Scaleauto?". La respuesta es sí. Y no. Es el mismo 997 (911 GT3 para ser mas exactos) que vimos decorado en un post anterior en blanco con detalles en rojo fluor y negro. Y mas de uno volverá a pensar: "pero por qué le cambió la decoración?" la respuesta: pues no precísamente por gusto, amigos. Les explico.

La anterior decoración (de la cual hice dos, la mía y una con detalles en verde fluor para mi compañero de equipo) sufrió un contratiempo brutal a solo tres días de su estreno en carrera: una vez pintadas y colocadas las calcas, le pasé a mi compañero las carrocerías para que las barnizara antes del montaje final. Utilizamos un barniz para aerógrafo que nos habían vendido como muy bueno para proteger las calcas y la pintura (lo ves? para una vez que voy a una tienda de modelismo y no al chino...), del cual mi compañero le dio una capa fina. Sin embargo, unas imperfecciones en el acabado le hicieron darle una lijada suave con una lija de agua. Las imperfecciones desaparecieron, y al retirar el agua con un trapo... las calcas también! La lijada, por lo que se ve, se había llevado la capa de barniz de las propias calcas, y al limpiar con un trapo húmedo, la tinta de las calcas (que pese a ser un magnífico trabajo de mi amigo Eduardo Pando, no dejan de ser caseras, y por lo tanto hay que tratarlas con cariño) abandonó también a mi pobre coche, dejándolo con un aspecto bastante chungo... a solo tres días de la carrera!

Sin embargo, como un servidor es un hombre de acción (y tras pasarme una tarde entera amargado), cogí mi coche (afortunadamente sólo había sido afectado el mio), lo despinté, lijé, repinté y re-calqué con las calcas sobrantes que siempre me envía mi amigo Eduardo, y que en esta ocasión me vinieron de perlas para completar el coche. Como nota curiosa, los observadores se fijarán en que luce un #5 a un lado y un #7 al otro, a la espera de un juego nuevo de calcas con el dorsal definitivo del coche, el #66 que usaré este año en el club. En fin, para haberlo hecho todo en un día y medio, escapamos bien!

Como todo tiene su lado positivo, pese al desastre, me gusta mucho más esta decoración que la anterior! Además, pude colocar en el frontal una calca que había desechado por falta de espacio en su lugar original, la bandera pirata del FC Sankt Pauli, en homenaje a mi hermano mayor, "exiliado económico" en Alemania e hincha de dicho club. También pude rescatar la calca con mi nombre y el de mi copiloto, nada menos que mi hijo, y la matrícula trasera con su fecha de nacimiento... orgullo de padre! Muchas risas

Espero que les haya gustado. Nos vemos pronto!


Comentarios