Mi?rcoles, 04 de febrero de 2015
Publicado por Verstappen @ 21:26  | Chapuzas S&B
Comentarios (0)  | Enviar

Saludos, amigos del S&B más precario y atrevido, rayando en lo cutre y sinvergüenza, del Atlántico!

La entrada de hoy va de experimentos, y de mis primeros pinitos en el arte (para quien lo tenga) de la conversión de coches a slot. En este caso, me remonto a las pasadas navidades, cuando en una visita a una juguetería con motivo de asesorar a los Reyes Magos acerca de lo que debían traer a nuestro retoño, llamó poderosamente mi atención esto:

Efectivamente, un señor Citröen DS3 a 1/24, aunque de RC con cristales opacos e infames adhesivos de papel. Enseguida se me encendió la lucecilla y, gracias a su ajustado precio (10&euroGui?o pude incluirlo en cierta compra orientativa para los Reyes y traérmelo para casa. Una búsqueda por internet me reveló que un usuario de un conocido foro slotero ya había perpetrado un experimento similar con el mismo cacharrillo, manteniendo la decoración con adhesivos, abriendo las ventanas y colocando interior y chasis. Así que, ni corto ni perezoso, me puse a experimentar con la carrocería (dado que mis escasos conocimientos mecánicos y la cuesta de enero me impiden de momento adjudicarle un chasis al cacharro distinto del que lleva para RC, una vez eliminados los motores (si, trae 2) y la cacharrería interna.

Aquí podemos observar los bonitos colores pero pésimos adhesivos que lucía el DS3. El próximo lo hago con estos colores pero con las calcas bien hechas!

Lo primero fue despintar la carrocería con alcohol y, una vez reunido el ánimo suficiente, armarme de minitaladro y abrir las ventanas delantera y laterales, dejando de momento la trasera (sobre la que se fijaba con tornillos el alerón).

En un primer momento pude incluso conservar los retros, haciendo un alarde de control del minitaladro. Lástima que más tarde me los cargara!

Luego, di un par de manos de blanco mate SPSIL a spray para presentar el cacharrillo y ver como iba quedando. Y ya que estaba le pinté los marcos de las ventanas para irme haciendo una idea de como iba a quedar:

La versión "street car" del DS3 lucía bastante bien. Ya en estas fotos le puse una cartulina negra para disimular el interior.

Una vez encantado con el proceso, decidí hacer unas pruebas con pintura acrílica y además abrir la ventanilla trasera. Tras algunas pruebas, decidí darle a todo el coche una mano de un bonito violeta brillante SPSIL que pensaba que podría quedarle bastante bien. Grave error. No solo no quedó demasiado bien, sino que las consecuencias futuras para el coche iban a ser demoledoras. Ignorante de eso, despinté ligeramente y cubrí con plateado el coche para darle la que pensaba que iba a ser su decoración definitiva, combinando con verde fluor y negro acrílico para los detalles y usando unas calcas que el compañero Eduardo Pando me hizo para un 307 que ha fallecido recientemente (ya contaré cómo). Una vez acabado, no me pude resistir a sacarle unas fotos de noche para enviarselas a un amigo. Como en los telefilmes, no sabía que esas fotos iban a ser las últimas de la vida de esa preciosa decoración...

La difunta decoración "TOTAL"

Honestamente, creo que la decoración había quedado espectacular y que le venía más que bien a un coche con las curiosas líneas del DS3. A la mañana siguiente, le pinté los marcos de las ventanas con acrílico negro con un pulso que me sorprendió a mí mismo y decidí que el coche ya estaba terminado. Sin embargo, el desastre estaba por llegar. Para proteger las calcas, decidí darle una mano de barniz Tamiya mate a spray que me había funcionado bastante bien en el Porsche 911 GT3. Despreocupadamente, preparé el coche, tiré del spray, Y ENTONCES...

El violeta que dormía debajo del plateado decidió volver a surgir a la superficie, mezclándose con aquel y con el verde para conseguir un efecto horroroso que, de paso, destrozó las calcas que tan amorosamente había colocado. La frustración me impidió sacar fotos del horror...

Varios días después, una vez pasado el berrinche, despinté el coche para comprobar que, al darle la primera mano de blanco mate como base para otra decoración, el violeta de las narices, ahora en forma de rosado sucio, volvía a aflorar. Decidí pintar todo el coche de rojo, con un detalle en el frontal en verde fluor (Duplicolor). El resultado, aunque no era feo, no me llenaba:

Que Loeb me perdone, pero así todo rojito me recordaba a un C2...

Así que tocó despintar con un poco de paciencia, mucho alcohol, un poco de lijadora y acetona de la Señora Verstappen hasta tener de nuevo la carrocería en estado inicial. Finalmente opté por un esquema de color "piloto privado sin patrocinadores", rescatando algunas calcas del proyecto del 307 sobre un fondo amarillo medio Pintiplus a spray. Los marcos de las ventanas están a edding negro, la tapa del depósito a edding plateado y el alerón, entrada de aire y rejilla delanteras con un esmalte humbrol negro gloss que tenía hace siglos.

Los cristales se los fabriqué con acetato procedente de los envases de los juguetes de navidad de mi hijo. Para ser los primeros que hago no han quedado mal, en un principio los fijé con celo transparente y quedaron cojonudos, pero al pegarlos con pegamento para plásticos (del chino, como no) los bordes superiores del parabrisas delantero quedaron algo raros, lo que disimulé fabricándole un parasol con cinta aislante blanca y rescatando una pegatina de las que traía el coche para hacer la parte negra, que no ha quedado demasiado fina. La próxima vez que abra unos cristales tengo que asegurarme de que el borde sea plano y regular, no redondeado. En fin, la primera vez puede pasar, jejeje

El interior es provisional para las fotos. He cogido los pilotos, asientos, extintor, volante y salpicadero que me sobraron de mi 911 GT3 scaleauto (al que le compré un interior completo nuevo) y los he pegado en una cartulina tras darles una pintadita y cambiarles la cabeza por unas de goma de un 307 de avant slot. En cuanto pueda me lío con un interior completo y decente para este cacharrillo.

Ahora, las fotos:

Esto es todo!

El coche tiene mil fallos, y además pasa una cosa con el: tras hacer una consulta, he leido que su escala no es exactamente 1/24, sino algo mayor, por lo que no voy a poder utilizarlo para correr (razón por la que no me metí a aligerar la carrocería), pero la experiencia que he cogido con él seguro que me servirá para futuros poryectos. Además, necesito un coche para ir iniciando a mi hijo en este mundillo, por qué no este?

Espero que les haya gustado la extensa historia de este cacharrillo. Séanme buenos!


Comentarios