S?bado, 20 de septiembre de 2014
Publicado por Verstappen @ 20:18  | Chapuzas S&B
Comentarios (2)  | Enviar

Saludos, hermanos de mano grande!

Antes de hablar de nuestro Ford Escort, tengo que reconocer una cosa: llevo un tiempo "descarriado", faltando a uno de los principios fundamentales de esta casa: de un tiempo a esta parte, he estado trabajando con coches nuevos, coches en muy buen estado, e incluso, con un coche nuevo y de buena marca (un Lancia LC2 de slot.it que veremos por aquí en breve). Por ello, los seguidores del S&B mas precario y atrevido rayano en lo cutre se pueden haber sentido defraudados. Como un rockero que da el salto del garaje a la discográfica, Verstappen se ha aburguesado! loco loco loco Así que recientemente he adquirido dos coches acordes al espíritu de esta casa, dos coches de rallye de una de nuestras marcas fetiche, Hornby, un Renault Megane coupé y este Ford Escort RS Cosworth. Ambos venían en el suficiente mal estado como para ser merecedores de nuestras atenciones, y las han recibido, vaya que si. La que sigue es la historia de uno de ellos, pero como siempre, hablemos un poco del coche original.

Nuestro Carlos Sáinz al volante de su Escort

Hablar de la familia Escort en rallyes y en automovilismo en general sería demasiado extenso, por lo que aquí nos ceñiremos a la versión que nos ocupa, el RS Cosworth basado en la cuarta generación del Escort de calle. Desarrollado por Ford en colaboración con la empresa británica Cosworth en 1992, sustituyó a partir del año siguiente al veterano Sierra con la homologación del Grupo A de la FIA, siendo el primer Escort con tracción a las 4 ruedas, y a partir de 1997, el primer WRC de Ford. Pese a que su palmarés de victorias en el mundial de rallyes solo alcanza 10 (8 como grupo A, la mayoria en 1993 y solo 2 como WRC) y no logró ningún título mundial, su presencia en los rallyes siempre aseguró espectáculo, y tuvo el privilegio de ser conducido por pilotos de la talla de Sáinz, Delecour, Biasion y Makinen.

Rebuscando acerca de las reproducciones en slot de este cacharro, encuentro que la más extensa fue la de Sueprslot-Hornby, que recreó numerosas decoraciones reales e imaginarias del RS Cosworth. Precísamente la unidad que adquirí era una de esas últimas, fruto de la imaginación de los diseñadores de Hornby, que recrearon una supuesta decoración oficial del equipo Ford para sacar su referencia C203:

Foto de internet de un Escort de Hornby con sus espejos aparte... debe ser que por eso el mío no los traía!

El caso es que he conseguido una unidad como esta, sin retros ni interior de los faros y con dos juegos distintos de llantas delanteras y traseras, ninguna de las cuales correspondía al original. Este cacharrillo pedía a gritos una reconversión, y me apliqué alegremente a dársela. Tras desmontar, el coche se veía así:

Nótese las llantas y la ausencia de las piezas mencionadas...

Lo primero que hice fue despintar, esta vez, dado que la tampografía era escasa y de mala calidad, sencillamente apliqué un paño humedecido en acetona (robada a mi señora) desmaquillante, con lo que quedó en color "blanco manchado", y lista para recibir una amorosa capa de fondo universal Duplicolor:

Después, sencillamente le dí dos capas de blanco mate de Pintiplus que me dejaron la mar de contento. Pero antes de meterme con los detalles, había que meterse con la bandeja de pilotos:

Los pilotos, "al desnudo"

Como los pilotos de hornby dejaban mucho que desear, le puse los de mi difunto 206 WRC, pintándoles el mono de beige claro, con guantes y logo de ford en azul Vallejo a pincel. Los asientos y volante, a rojo acrílico vallejo. Los cintos de seguridad de pilotos y cinchas de la rueda de repuesto, cinta aislante blanca. La propia rueda de repuesto se la añadí también, pues el coche no solo no la traía, sino que tenía un asiento trasero ideal para llevar a la señora Sainz o Delecour, jejeje. Usé una llanta vieja con un neumático indecente y los pegué con ciano. Lista la bandeja!

Una vez terminado el interior, le busqué unas llantas de 5 radios de Team Slot (a la hora de montarles los neumáticos, como se ve en las fotos, me quedó uno sin calzar del todo) y le pinté los detalles para ver cómo quedaba "de calle":

Intermitentes delanteros en naranja Vallejo, logo rudimentario de Ford con azul Vallejo, faros, parrilla, tomas de aire del capot, tapa del depósito de gasolina e interior de los pilotos traseros a edding plateado (aplicado con un pincel) y listo! La verdad es que dudé bastante en dejarlo así, ya que me satisfacía bastante. Pero como un servidor adora los coches de competición, decidí darle una decoración que respetase el trabajo de pintura (auqnue tuve que pintar de nuevo de blanco las entradas de aire del capot) y reflejase la belleza de este clásico de los 90. Calcas del compañero monteana (que también fue el suministrador del coche) y preparado para la pista! Unas fotos:

Como se puede ver, aproveché un resto de calcas de un Fiesta WRC de Airfix para otorgarle el volante de este cacharrillo al señor Peter Solberg, un piloto que siempre me llamó la atención, aunque desconozco si llegó a pilotar realmente algún Escort. Como aspecto a mejorar, conseguirle unos retros (y pintarlos de algún color llamativo que destaque en el blanco) y calzar la puñetera rueda, jajaja.

Esto ha sido todo, espero que les haya gustado esta vuelta a los orígenes y la hayan disfrutado como yo.

Que tengan un buen fin de semana!!


Comentarios
Publicado por Dodge_SRT
Lunes, 06 de octubre de 2014 | 20:10

Que buena recuperación compañero; aunque el gran logo de ford le queda muy bien, creo que me gusta más sin pegatas.

Sonrisa Gigante Sonrisa Gigante Sonrisa Gigante

Publicado por Verstappen
Lunes, 06 de octubre de 2014 | 21:01

Si, la verdad es que me lo pensé bastante, "de calle" me molaba bastante tb, pero al final la cabra tira al monte, jejejee

Gracias por participar!