Mi?rcoles, 20 de agosto de 2014
Publicado por Verstappen @ 12:35  | Chapuzas S&B
Comentarios (0)  | Enviar

Saludos, hermanos de mano grande! Después de un pequeño parón de actividad en la página, regreso para contarles qué es lo que me ha tenido tan ocupado este mes de agosto y de paso presentarles un nuevo coche, que se sale un poco de lo acostumbrado por aquí, puesto que es de rallye, modalidad que nunca me atrajo demasiado. Entonces, por qué me he decidido a hacer este cacharrillo? Les cuento...

Desde hace algún tiempo, rondaba por mi cabeza la idea de comenzar a competir en alguno de los múltiples clubs de mi isla, pero no ha sido hasta este verano que me he decidido a hacerlo, acompañado por un amigo que va a formar equipo conmigo. Tras informarnos un poco, nos enteramos de que, lamentablemente, aquí en Tenerife solo se corren rallyes (por lo tanto, mi flamante Lancia LC2 de slot.it, que ya presentaré por aquí, va a tener que esperar otra ocasión para lucirse en la pista de un club...), por lo que la cuestión era simple: o rallyes o nada! Así que decidimos adentrarnos en este mundo, ya hace un par de semanas.

Los amigos del slot para manazas más familiarizados con la competición sin duda sonreirán al leer esto, pero debo reconocer que han sido dçias para volverse loco. He tenido que hacer un master acelerado en ingeniería y derecho para interpretar los reglamentos, otro en redes sociales para conseguir orientación y ayuda y finalmente uno en finanzas para conseguir un buen coche a precio razonable. Desde un principio he contado con la inestimable ayuda de un compañero al que he conocido en el foro de slot de Tenerife, quien se ofreció a echarme una mano, y menos mal. Él me aconsejó que consiguiese un coche ya preparado para iniciarme, un cacharrillo con las especificaciones del Grupo N (el más sencillo) y características medianamente competitivas. Así, he estado valorando varios modelos, desde el Ferrari 360 Modena y Porsche 997, ambos de Ninco con motor transversal, que eran opciones bastante recomendadas por varios compañeros, o Citröen C4 o Focus de la misma marca si prefería un tipo WRC. Finalmente, decidí que, ya que me metía en rallyes, quería un coche "de rallye", por lo que aproveché una buena oferta para hacerme con un Subaru Impreza WRC de Avant Slot, con su guía basculante y modificaciones necesarias ya hechas. Tras las primeras pruebas, debo reconocer que "flipé" con el rendimiento del cacharrillo. No solo no noté la ausencia de imán, sino que sencillamente me ha "enganchado", ahora quiero quitarle el imán a todos mis cacharros, jejeje. Tiempo al tiempo...

El único problema de todo esto consistía en el aspecto estético del cacharrillo en cuestión:

Sin duda, para los puristas de los rallyes, ésta es una decoración clásica de los coches de la marca de las Pléyades (esas estrellitas del logo de Subaru), y no puedo negar que tiene su encanto, pero había tres puntos en su contra:

1. El azul metalizado no es, ni de lejos, uno de mis colores favoritos, por más que le siente bien a este modelo.

2. Como muchos españoles, le tengo una especial tirria al equipo oficial de Subaru después de las temporadas de rallye 1994 y 95, pese a que uno de mis primeros coches de Scalextric (Tyco) fuese precisamente el Subaru de Sainz y Moya. Es una tontería irracional, pero un motivo tan bueno como cualquier otro para cambiarle la deco a mi Subaru

3. Además, ustedes ya me van conociendo, siempre me ha gustado personalizar mis coches, y más si voy a usar este para competir!

Por todo ello, este Subaru estaba listo para sentencia. Pero primero, unas fotos del modelo real en acción:

Durante su presentación

Ensuciándose un poco...

Por los aires

Con Ken Block a los mandos, derrapando duro

La principal dificultad de este modelo ha sido el excesivo miedo que he tenido para desmontarlo sin romper nada (recordemos que la carrocería, aunque puede estar redecorada, tiene que estar "de serie" para el grupo N), por lo que, tras mucho batallar, decidí no desmontar los faros delanteros y enmascararlos. No me fue mal, hasta que, justo en el paso final, metí la pata hasta el fondo, quedando velados. Resumiendo: despintado con alcohol, lija fina y mucho cuidado (excesivo), fondo universal duplicolor (si, por fin me he decidido a usar algo como imprimación), blanco mate SPSIL en spray, rojo fluor pintiplús (como no, mis colores "de batalla") y, a la hora de barnizar... confundo el bote de barniz en spray pintiplus con el de blanco brillo... Ya que estaba, repasé el blanco con él (y así de paso ahorrarme el posterior barnizado) y tras enmascarar de nuevo y lijar bien, volví a pintar las zonas en rojo fluor, que sí barnicé. Sin embargo, los faros, aunque pude eliminar el blanco, han quedado bastante mal, en fin, alguna marca de la casa tenía que dejarle...

Las calcas son las habituales, caseras de mi compañero Eduardo Pando, a la hora de colocarlas me he devanado un poco los sesos (pese a la simplicidad del resultado), pues salvo la del C2 "Marlborange", no he hecho ninguna deco de rallye antes, y tenía que dejar, entre otras cosas, hueco libre para el dorsal. Finalmente, llegué a este resultado que, para empezar, me satisface, aunque todavía le añadiría algún toque más. Las fotos, después de tanta charla:

Trabajo de pintura terminado con el alerón y retros en negro mate

Rejilla con edding negro y plateado en el logo. Los faros mejor no mirarlos...

Debería haber pintado el fondo de los intermitentes en plata...

Si, ya se que un Subaru de este modelo no puede llevar esa matrícula, pero me moló la idea Gui?o

Con sus mil imperfecciones... aquí está! Me satisface el resultado, pese a todo...

Pues esto ha sido todo! Ya les iré contando por aquí acerca de las andaduras de este bicharraco en la pista, porque... NOS VAMOS A LAS CARRERAS!!

Séanme buenos...


Comentarios