Jueves, 24 de abril de 2014
Publicado por Verstappen @ 22:48  | Chapuzas S&B
Comentarios (0)  | Enviar

Saludos, hermanos de mano grande!!!

Con este post inicio una pequeña serie en la que voy a compartir con ustedes el proceso de hacer mi primera decoración real. En lugar de hacer un único post al final de todo el proceso, he decidido, como parece que esto se va a alargar, y para no dejar muy abandonados a mis amigos del S&B para manazas, hacerlo así, a "tiempo real" (o casi, jejeje). Aunque la ocasión merece un esfuerzo, intentaré no abandonar del todo los principios de "manazismo" que inspiran a esta casa! Aún así, un poco más abajo haré una confesión dolorosa, una revelación que hará que algunos fervientes manazas convencidos abandonen la lectura para no regresar jamás a esta página. Un adelanto... he abandonado el Pintiplús Eeeeeeek Ojos saltones 2 lo sé, soy un pusilánime... Pero antes de entonar el "mea culpa", empezamos!

1. El modelo elegido: Porsche 956/962 Scalextric UK

Bueno, en realidad es un 962C, más concretamente la versión de 1989. Sin embargo, la similitud de ambos modelos es más que grande. Como ya conté en el anterior post ("El poder del grupo C"), este 962 forma parte de un pequeño lote que adquirí por cambio recientemente. El Porsche 956/962 fue el gran dominador de los campeonatos de resistencia de la primera mitad de los años 80 y siguió dando guerra hasta acabar la década, si bien ya era superado con frecuencia por los modernos Jaguar, Sauber y Peugeot, entre otros. Sin embargo, el viejo 962, en una versión modernizada, pero que conservaba las entrañas del original, ganó las 24 horas de Le Mans y el Belcar Spa Ferrari Days de... 1994, diez años después de su debut!

La reproducción de Scalextric UK es, bueno, digna de este blog. Sin embargo, pese a ser parte del denostado "sistema inglés", hay que decir que, tras un ajuste tan sencillo como cambiar el piñón y los neumáticos traseros y fijar las llantas, que venían bailonas, he descubierto un coche muy divertido y, dentro de lo que cabe, bastante rápido. Así que con gusto me he decidido a convertirlo en mi primer "real".

2. La decoración elegida: Porsche 956 #104 Le Mans 1983 "Marlboro #8"

Para aquellos de nosotros cuya conciencia automovilística empieza en los años 80, no hay decoración más representativa que esta. Los colores de Marlboro acompañaron a las mejores máquinas en todas las disciplinas del motor, haciendo inseparable en nuestro imaginario colectivo el binomio Marlboro-velocidad. Particularmente, mi fascinación por el equipo McLaren, que arrasaba en la F1 tuvo bastante que ver en el cariño que le tengo a estos colores (aunque como se ha podido ver por aquí, me gusta más versioneada en mi color de guerra, el naranja fluor), por lo que a la hora de elegir unos colores para el coche que iba a scratchear, no me lo pensé demasiado... bueno, si, tuve dudas con ésta deco ésta sí de un 962C:

Pero finalmente me decidí por la Marlboro, sobre un coche pilotado por Wollek (madre mía, en otro post puse que no sabía quién era, y tras informarme un poco he descubierto que "solo" es una pequeña leyenda de Le Mans y el mundial de resistencia...), Johansson (un sueco, piloto también de F1 nada menos que para Ferrari y McLaren entre otras, cuya estética de esta época es sencillamente impagable!) y el alemán Ludwig (otra leyenda de los 80-90) para el equipo Sorga en la edición de Le Mans de 1983, en la que quedó sexto. Curiosamente, fue el peor resultado de un chasis, el #104, que con el mismo equipo y los mismos pilotos (y alguno más, como el prestigioso Thierry Boutsen, del que ya hablé en el artículo sobre el 911 GT1)  cosechó varias victorias ese mismo año, y se mantuvo en activo con el equipo Joest hasta el año 1986, año en el que todavía ganó una carrera interserie en Most, Checoslovaquia, corriendo su última carrera en los 1000 km de Spa el més siguiente (15-9-86, octavo puesto con Winter, Schuppan y Nissen al volante).

Decidida la versión, comencé a recabar datos sobre el #104 en la primera de sus cuatro participaciones en Le Mans. Las calcas, que afortunadamente no tienen mucho misterio, van a estar hechas "a medida" por mi proveedor habitual, y ya estamos trabajando en ello. Mientras tanto, quiero aprovechar para contar lo que ha sido el primer contratiempo de este trabajo, y cómo la ayuda de un visitante de este blog me ha servido para superar las primeras (seguro que no últimas) dificultades.

Como primer paso para comenzar, como siempre, desmonté y despinté el coche:

Si, yo tambien aluciné con el "cablerío" que lleva dentro el coche!

Una vez despintado, hice lo que suelo hacer con carrocerías oscuras: una primera mano plateada y la primera capa de blanco:

La pintura, como siempre, Pintiplus, que lucía francamente bien tras un par de manos. Sin embargo, al menor roce, comenzaron a aparecer desconchones que revelaban el plateado que había debajo. Justo ese día, el compañero Dodge_SRT, visitante y participante asiduo de esta casa, me comentaba que el plateado tenía unas partículas metálicas que impedían que la pintura agarrase encima. Asñi que pude identificar el problema: nada de base plateada! De cualquier manera, antes de despintar el coche, aproveché para hacer unos experimentos y coger tino para la pintada definitiva, así como aumentar el "realismo" del coche:

Aprovechando unos retros de una maqueta (de un Ford Fiesta WRC) y un pelo de cepillo, doté al coche de retros y antena (si bien este modelo, el 956 no llevaba antena, o no aparece en las fotos, el 962C sí que la incorporaba en sus versiones de finales de los 80... y queda más bonito, no?). Luego me metí con el interior, el cual pinté con acrílicos y le añadí un extintor procedente de la bandeja de lexan de mi fallecido Mosler. Probé con algunas calcas viejas de velocímetros y relojes para recrear el tremendo panel de mandos del 956, más propio de un cacharro con alas que de un coche. Además, busqué unas fotos del casco de Wollek (el piloto más popular en aquellos años del trío) y de los monos de los pilotos de Porsche-Marlboro para pintar el piloto, que por cierto tiene una cabeza "algo" descompensada... unas fotos:

Bueno, como todo este trabajo (salvo el del piloto) iba a fallecer en el despintado, tampoco me esmeré mucho en los bordes... Una vez comprobado que podía lograr un interior decente, decidí despintar y empezar de nuevo, para lo cual tomé una dolorosa decisión... usar una pintura de calidad! :o Efectivamente, he conseguido un spray "blanco nieve" de Titanlux que me asegurará una buena base blanca sin necesidad de base plateada debajo. En cuanto al rojo, tras hacer una prieba con "rojo vivo" Pintiplus, cuyo resultado no me gustó (me pareció demasiado oscuro), he decidido usar rojo fluor de la misma marca, tras ver algunas fotos en internet de este y otros modelos con esos colores. Además, así no perdemos el toque fluorescente que nos caracteriza!

De momento, estos son mis progresos (bueno, el coche está algo más avanzado, pero creo que ya está bueno por hoy, no?). Espero que disfruten con esta serie de posts.

Un abrazo, y se me cuidan!


Comentarios